>

jueves, 8 de abril de 2010

Bye bye, baby...


Mi última entrada... Con 17. (Me da vergüenza reconocer mi edad, soy de las pequeñas de la blogsfera...). Aunque no os lo creáis, estoy muerta de los nervios, temblando, pegando saltos de alegría porque no os imagináis las ganas que tengo de que llegue mañana, a pesar de que no tengo ni idea de lo que me espera. Ni de lo que me van a regalar. Hoy ha sido un día verdaderamente optimista. Ha sido un día azul. Azul brillante, bonito. Y no os imagináis las ganas que tenía de un día así... Y si hoy ha sido azul, ¿mañana de que color será?


Dejo atrás una época donde lo más importante era si hacía los deberes de matemáticas o si mi amiga "Fulanita" se había peleado con no se quién, y se había armado en clase, y eso ya era el escándalo del siglo... Dónde la vida era en principio, siempre de color rosa. Lo más importante era aprender. Aprender a sumar, lo que está bien o mal, cómo se dice la "m" con la "a", o que 2 más 2 eran 4. Pasó el tiempo, y poco a poco te vas dando cuenta de qué cosas son las verdaderamente tienen importancia, que los números no son sólo para sumar, sino que sirven para logaritmos y ecuaciones, y que la vida no es siempre de color de rosa. Con estos pequeños detalles, te vas dando cuenta de que las cosas cada vez se ponen más difícil. Que ya da igual si eres la popular de clase, si en la sesión light de por la tarde vas a ir con falda y con vestido o si le gustas al chico más guapo de Madrid. Se acabaron las noches buscando opciones para salir, porque aún eres pequeña, las mentirijillas piadosas para poder quedar con tal o con cual... Se acabó la época de inocencia e ingenuidad infantil, los castillos en el aire a todas horas y los pesamientos de... "¿Qué seré de mayor?". Porque ya está aquí. Todo aquello que decía de "cuando sea mayor haré tal cosa..." empieza mañana. Mi futuro ya está aquí. Una nueva etapa se abre ante mí. Empieza la época de las cosas importantes. De los nuevos aprendizajes. De las responsabilidades. Y aunque en el fondo no hay tanta diferencia entre hoy y mañana, sé que mañana comienza algo nuevo...



¿Mis planes de mañana? No tengo ni la más remota idea... Me encanta eso de saber que me voy a levantar feliz a pesar de que no tengo ni idea de lo que depara el día...

Espero que vosotr@s mañana tengáis un día tan feliz como el mío...



Mañana no os garantizo que actualice... Quizás esta noche me felicite a mí misma :)



Os dejo el video de Bye bye, baby de Marilyn Monroe, he puesto el título por casualidad y he descubierto que ella cantaba una canción con ese título... (¿Alguien sabe poner el video desde Youtube?).




Un besito enooooooooooooorme a todas.
PD: Gracias Elena por compartir tu premio conmigo, gracias de verdad.





Pa.

4 comentarios:

A. dijo...

No cambia nada y cambia todo.
Empiezas a plantearte las cosas de verdad y sin querer creces (o por lo menos ha mí me ha pasado) y eso en realidad es precioso.
Eso sí, no pierdas nunca esa parte de tí que dejas en los 17, que al fín y al cabo, es una parte de quienes somos tengamos la edad que tengamos.
Felicidades adelantadas, aunque te felicitaré también a tu hora.
Un besito

Elena dijo...

Lo primerísimo Muchisimas felicidades Paloma!!! Disfruta del cumple y de la nueva etapa de tu vida que empieza, celebralo a lo grande y también que tengas muchos regalitos. Me encantó el post, me hizo pensar en mis 17, que ya quedaron atrás hace tiempo... y la verdad que el tiempo pasa muy rápido, hace nada no sabía que estudiar ni que iba a a ser de mi vida y ahora ya me ves acabando una carrera que me parecía interminable, pero que también paso volando... para mi en breves tan bien empieza otra etapa...
¿que quieres estudiar? ahh que se me pasa en cuanto a los viajes, a mi me encantaría Nueva York, pero esta dificil porque me atraen todos los sitios donde has estado.
Un besito, hasta mañana .

Felicidadessss que ya estamos en hora!!!

Una flor en la mano dijo...

¡¡Muchísimas felicidades!! Espero que pases un gran día y que te regalen muchas cosas, si cae el bolsito de Chanel mejor, xD.

Vas a seguir siendo muy jovencita, pero es emocionante llegar a los 18 años. Y no pierdas nunca los ragos de la niñez, es lo que te hará seguir hacia adelante muchas veces, el confiar en que lo que vendrá después siempre será mejor si se siguen en la lucha, esa inocencia es la que tira de todos nosotros, y muchas veces se cumple.

Un besazo guapa

Rachel dijo...

Espero que lo pases genial y que disfrutes mucho de tu día. Un besooo! :D

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...